10 septiembre 2009

Spain: 0 points, L'Espagne: 0 poins, España: 0 puntos


Soy un tipo bastante tranquilo, quizá a veces más de lo necesario lo reconozco, pero siempre ha sido así. Recuerdo los momentos de histeria antes de los exámenes por ejemplo. Ya fuera en el colegio, el insituto o durante la carrera, es algo que ha permanecido inmutable. Las caras de pánico por saber qué preguntarán, los rezos por que no caiga lo que no te has estudiado... Yo dormía tranquilo el día de antes e iba igual de tranquilo el día del examen.
Sin embargo esto cambiaba en el momento de saber la nota . Aquí si habían nervios, pero provocados por el miedo a las reacciones de mi madre al conocer la nota. Recuerdo salir del colegio con un 8 en un examen y llegar temblando a mi casa por no haber alcanzado el 9 como mínimo o un 10 si había alguien en clase que lo hubiera conseguido. Y sin duda también recuerdo a mis compañeros, dando saltos de alegría porque habían conseguido aprobar casi todo:

- "Ya sabes hijo, si sólo te quedan 2 te compro la moto"

Obviamente parece que alguien se confundió al coger la vara de medir.
Aun a riesgo de crearle un trauma al pobre chiquillo que por entonces era yo, mis padres siguieron con su vara, algo desproporcionada dicho sea de paso, así que acabé el colegio con buenas notas, pasé al insituto sin notar el cambio (tras un verano en el que llené una libreta entera a base de copiar libros para coger "soltura para tomar apuntes" según ellos) me gradué con buenas notas, salí airoso de selectividad con una buena media y directo a una carrera aprobada a curso por año y sin dejar asignaturas colgando.

Con el paso del tiempo aumenta la perspectiva y lo que antaño parecía exagerado se va convirtiendo en más que necesario. La moto me podría haber llevado a ser Lorenzo Lamas, pero la exigencia por el sobresaliente me ha llevado a lo que soy... y creo que me quedo con eso.

Más aun cuando hace unos días aparecen informes de la OCDE donde se otorga un solemne cateado general a la educación en España poniéndola sólo por delante de tres grandes potencias, lease Polonia, Turquía y Portugal. El resto de Europa, todos por delante en jóvenes que acaban sus estudios secundarios, jóvenes matriculados en la universidad y personas con título universitario. Que se preparen en París que allí van los afligidos padres de los niños a pedirles cuentas de qué es eso de suspender a su hijo. Y que no les protesten que aun se llevan una denuncia (o un puñetazo, vaya usted a saber)
Si añadimos al cocktel que para colmo no sabemos hablar inglés estamos abocados a comernos la crisis caseramente y no poder buscar oportunidades fuera de nuestras fronteras (ahora eso sí, nuestras scooters trucadas hacen un ruido por las calles que da gusto oiga)

Cierro el post con una conversacion que presencié en directo e ilustra lo dicho por la OCDE. Pongámonos en situación: verano, en una playa, dentro de un telepizza, 3 pizzeros detrás del mostrador rondando (más por arriba que por abajo) los 30 años: dos chicos bastante fumados y una chica. Se acercan una pareja de extranjeros (holandeses me atrevería a decir) y quieren encargar una pizza.

- Holandeses (Ho): "Hi!"
- Fumado 1(F1): "ehhh (mira al Fumado 2)"
- Fumado 2 (F2): " "
- F1: "Espera que llamo a la chica que ella controla el inglés" (grito a la chica para que venga)
- Chica (Ch): (Con aspecto macarrilla, piercing en el labio y gorra del telepizza) "bueno si no
te creas tú que yo..."
- F1: "Seguro que los entiendes"
- Ch: "bueno... ehh.... Hello (lease algo así como Gelou) ¿pizza?"
- Ho: "Oh yes, we want a pizza with ham and cheese"
- Ch: "¿eh?"
- Ho: "Ham and cheese"
- Ch: "¿Piña y huevos?"

Ante el despropósito de pizza que iba a salir de aquella conversación de besugos y aguantando la risa, Pink y yo decidimos intervenir:

- Yo: "Jamón y queso, quiere una pizza de jamón y queso"

El holandés mira agradecido

- Ch: (Anota el pedido, mira el cartel con la oferta de 2x1 gigante que había sobre ella y
resopla) "¡A ver cómo le explico yo esto ahora!"

Terminamos nuestra labor de traducción, el holandés vuelve a pedir la segunda pizza gratis de jamón y queso, nos da las gracias y se retira con su pedido.

Todo esto que sorprendería en cualquier otro país aquí es de lo más normal del mundo: pizzeros fumados y que no son capaces de tomar un pedido en inglés (no se cuál de las dos cosas me sorprende mas) Aunque bien mirado, ¿por qué han de saber inglés si nuestros representantes políticos (Zapatero y Rajoy) no tienen ni idea de hacerlo y mucho menos de intentarlo? No me lío más que esto de la política ya es otro post.

3 comentarios :

Pink Sugar dijo...

Jajajaja, qué original! no se me había ocurrido hilar nuestra graciosa experiencia con la info de la OCDE pero para que veas que la política en el fondo sí tiene que ver algo con lo que se cuece fuera.

Infinithy dijo...

Es de buen saber que la educación en España llega al punto de ser vergonzosa y no hace falta ver informes de la OCDE para darse cuenta.
Pero independientemente de eso, desde el cariño te digo,que lo único que sé con seguridad, es que el mundo necesita a personas tan inteligentes y tan fácil de admirar como tú.

Un abrazo

Sach dijo...

Está claro Pink, que lo que vemos aquí dentro se refleja fuera. Ni siquiera somos capaces de esconder nuestras miserias, es más, las aireamos con gusto.

Infinithy van a pensar que te pago por el comentario. Agradezco tus palabras pero nada más lejos de la realidad, lo que pasa es que tú me me miras con muy buenos ojos.
Por cierto, me alegra ver que sigues con tu blog, no desfallezcas. Los comienzos son difíciles pero al final recoges los frutos.

 
Incisos - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog