09 abril 2007

El fútbol y las mentiras

La Liga de fútbol no ha descansado por Semana Santa (muchos de nosotros tampoco aunque por diferentes motivos) y nos ha dejado un Domingo de Resurrección de lo más movidito. Dejaré a un lado el comentario de "vaya liga más igualada" que trataré en otro post y me centraré en lo que ha marcado el fin de semana liguero. Pues sí, habéis acertado, hablo del gol de Eller, el fichaje del Atlético de Madrid que marcó de cabeza cuando un jugador del Villareal estaba en el suelo. Sinceramente yo no hubiera tirado la pelota fuera (podéis votar en la encuesta) pero por que no me creo nada de los futbolistas. He jugado al fútbol (como jugador federado, en categorías inferiores y Preferente) durante más de 8 años, y puedo asegurar con rotundidad que más del 90% de las veces que un jugador se queda en el tendido en el suelo está fingiendo (incluso yo lo he hecho y eso que era portero). ¿De verdad creéis que tíos de más de 1,80 con una forma física envidiable, que entrenan todos los días varias horas van a caer al suelo a llorar y rodar como niños por una simple patadita, un empujón o un leve codazo? Si esto es cierto, qué pasaría con deportes como el rugby; o sin ser tan violentos, con el mismo baloncesto, donde en cada salto por un rebote hay empujones, manotazos, codazos y demás artimañas para conseguir el balón. Pues eso, puro teatro.
Pero también es cierto que hay algunas veces en que no es mentira y el jugador sufre una lesión, aunque sea leve, que requiere de atención médica. En estos casos el mismo jugador que ha cometido la falta se da cuenta y es el primero en llamar a las asistencias (hay excepciones, aun recuerdo como Javi Navarro decía que no había tocado a Arango después de dejarlo totalmente inconsciente). Pero en el caso que no fuera así (ya apenas nos quedarían un 2-3% de las veces) ¿qué hay que hacer? Seguir como hasta ahora, seguro que no. No creo que sea el único que está harto de ver a un jugador caer desplomado como a uno de los fusilados del 2 de mayo del cuadro de Goya, y que a los 35 segundo esté pidiendo desde la banda el regreso al campo, a los 45 corriendo más que ningún otro y a los 50 haciendo una falta peor que la que acabó con él fuera del campo. Después de lo que he oído/leído en los medios, ninguna de las soluciones me deja conforme:
  • Tirar siempre el balón fuera: ya hemos visto hace un momento que no
  • No tirar nunca el balón fuera: no creo que sea de recibo. Aunque sea sólo un 3% de las veces ocurre que el jugador puede estar lesionado de verdad y que nadie se haya dado cuenta. No hay que ser extremistas, pero últimamente se han visto imágenes de futbolistas que han sufrido infartos sobre un terreno de juego o desplomes repentinos, llevándolos incluso a la muerte. Además, por encima de todo ha de estar el FairPlay, como supongo será la manera moderna de decir honestidad.
  • Dejar que decida el árbitro ya que tiene elementos decisorios más que de sobra para ello: JA! y perdonen la carcajada pero... ¿quién ha sido el iluminado que ha tenido esta gran idea? Seamos sinceros, el arbitraje español es una porquería, en los resúmenes de cada jornada vemos más jugadas polémicas que ocasiones de gol y la mayoría, creadas exclusivamente por los árbitros. ¿Se imaginan que además tuvieran que decidir cuándo un jugador está fingiendo y debe seguir el juego y cuando no?
Después de mucho pensar he llegado a una conclusión. La culpa de todo esto es de los jugadores que son los que se tiran y fingen las lesiones por lo que deben ser ellos los que cambien este comportamiento. Ya que ellos por si solos no lo van a hacer propongo una "ayudita":
Cada jugador que precise la entrada de asistencias médicas no podrá reingresar en el terreno de juego pasados x minutos (tres minutos, por ejemplo). Si un jugador que es retirado de verdad está lesionado, no creo que tarden menos de este tiempo en ver que le pasa y que el doctor, masajista o quien sea le intente "curar" para que pueda volver al campo. Por su parte, si un jugador finge una lesión, le tocará esperarse en la banda durante ese tiempo (que podría cronometrar el 4º árbitro y así le damos algo de trabajo) y dejar a su equipo con un jugador menos. ¿No pensáis que con esta regla más de un futbolista se lo pensaría dos veces antes de requerir las asistencias y dejar a su equipo con un jugador menos en el tramo final de un partido? He visto partidos en que en los últimos 5 minutos se ha necesitado la entrada de los camilleros hasta 3 veces. ¿Algún equipo se arriesgaría a jugar con 3 tíos menos los últimos minutos? ¿Un jugador se seguiría tirando en el descuento de un partido para perder tiempo si supiera que después ya no va a poder volver? Si yo fuera entrenador y uno de mis jugadores hiciera eso, desde luego que no jugaba el siguiente encuentro.
No se si será la mejor solución, pero desde luego a mi me parece más acertada y ya que no oigo ninguna sensata...

Espero vuestros comentarios.

Saludos

5 comentarios :

chaconix dijo...

Excelente idea, es la mejor de todas
como solucion al problema de tirar o no la pelota fuera.

Desde niño, siempre me ha gustado el juego limpio, y en la encuesta hubiera contestado que "Si" que tiraria siempre la pelota fuera para que el "rival" fuera atendido, pero de unos años para acá la honestidad de los jugadores está bajo sospecha, así he contestado que "No".

Dr HibbertHouse dijo...

Amen hermano.

Pero la mentalidad del ser humano no se puede cambiar y asi ha sido siempre y asi sera siempre, porque: ¿como diferenciamos de una verdadera lesion de la que no es? Para evitarse eso, entonces los siguientes picaros serian los masajistas/medicos de los equipos, supongo yo que previamente entrenados por sus respectivos clubes: cuando haya un lance y me toque saltar, acudire directamente a la zona donde mi jugador se lleva las manos y le hare 2 o 3 maniobras tipicas de fisio (cajon, bocadillos y bostezos, por ejemplo) y dire "uhy uhy, puede ser un esgince, "no" esta fingiendo para nada"... Y ya tenemos la polémica montada de nuevo.

Por eso, mi solucion es: Pasarse a deportes en los que aun se mantenga viva la esencia, por ejemplo el Curling: un deporte sin lesiones, sin perdidas de tiempo, de MÁXima precision y con emocion siempre garantizada hasta el final.

¡Aupa el Curling!

Sach dijo...

Tío, ¡¡EL CURLING NO ES UN DEPORTE!!. Me niego a llamar deporte a una cosa en la que una persona tiene que lanzar una piedra con forma de plancha mientras otras dos, con escobas, barren a su pas. ¡Si parecen tareas del hogar!
Además, pa eso tenemos la petanca: es mucho más español, no se necesitan elementos de limpieza y se puede practicar en cualquier parte (no se necesita una pista de hielo)

De todas formas, para gustos están los colores. Que no te extrañe que en unos años sea deporte olímpico. Mira, a lo mejor hasta podemos representar a España porque... no tenemos equipo nacional de curling, ¿verdad?

Saludos

Chaconix dijo...

El Curling ya es deporte olimpico, lo que pase es que es de deportes de invierno

PISKUETO dijo...

yo tampoco hubiera tirado la pelota fuera,sobretodo cuando el portero tenía fácil darle una patada en la cara al jugador y sacarlo fuera del campo,ya que estaba a escasos dos metros de la línea de fondo.

En otro orden de cosas ,si yo hubiera sido el jugador atletico,hubiera celebrado el gol haciendo el perrito meón al lado del jugador lexionado. Eso hubiera sido inolvidable..o si no la cucaracha...

 
Incisos - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog